Entrevista con la Colega, Inés Luzuriaga, Directora del CICA y Gerente Zonal Litoral del BDE.

  1. ¿Cómo es trabajar en una profesión en la que la sociedad ha encasillado como un “trabajo para hombres”?

Mi pensamiento siempre fue el de eliminar todo tipo de barreras discriminatorias, más aún cuando sabes lo que quieres y persistes hasta conseguirlo, creo que por eso nunca he tenido inconveniente alguno. Durante mi vida profesional he tenido la oportunidad de aprender de grandes profesionales, hombres y mujeres, con conocimiento y con una gran capacidad de transmitir seguridad y confianza, aquello también aportó para reforzar mi convicción de vida.

  1. ¿Cuáles han sido las claves para avanzar y lograr el éxito en el que se encuentra ahora?

La vida para mi es una escuela, está en nosotros ser receptivos a sus enseñanzas. En mi caso, el servicio público ha sido mi mayor y mejor experiencia, y por ello, la disciplina, el respeto y perseverancia han sido parte mi proceder. Más que éxito, considero que es una oportunidad de servicio. Los momentos vienen y van,  lo importante hacer lo mejor que se puede, aportando con cambios positivos, siempre en beneficio de la sociedad en conjunto.

  1. ¿De qué manera visualiza, hoy en día, la aceptación de las mujeres en el campo Ingenieril y de Construcción?

Recuerdo que en el año 2002, éramos aproximadamente cincuenta mujeres registradas en el Colegio de Ingenieros Civiles del Azuay, año a año, más mujer incursionan en carreras técnicas, y eso ha demostrado que no existe límite alguno por ser mujer. En la actualidad contamos con gran cantidad de Ingenieras Civiles y todas ellas, son referentes en la profesión.

  1. ¿Algún consejo para las y los adolescentes que deciden estudiar una carrera afín al sector de la construcción?

La Ingeniería Civil es una profesión de grandes oportunidades y un amplio campo de aplicación. Si determinan que ese es su sueño, adelante, el camino no es fácil pero lo que si aseguro es que es gratificante. Creo que el secreto para todo en la vida, primero es confiar en uno mismo, luego viene la disciplina y perseverancia.

Y para los futuros colegas,  ¡Bienvenidos!