Entrevista con el Colega, Pedro Espinoza, Magister en Ingeniería Estructural y Geotécnica.

  1. Para usted, de acuerdo a su experiencia y los proyectos que ha realizado ¿Cuáles son las estructuras que tienen un mejor costo beneficio en nuestro entorno? ¿Las de hormigón, acero o pre fabricadas?

Cada proyecto es un mundo completamente diferente. A lo largo de mi experiencia profesional he participado en proyectos que mayoritariamente han sido realizados con estructura de hormigón armado y acero estructural, y debo decir que no hay una receta que permita hacer una elección única al respecto.

Existen ventajas y desventajas que cada uno de estos materiales tienen, por ejemplo, la construcción con acero estructural ciertamente podrá ser más costosa al compararla con la misma ejecutada con hormigón armado, pero de la misma manera al comparar los tiempos de ejecución, sin lugar a dudas el acero estructural tiene la ventaja ya que los tiempos de ejecución son, en la gran mayoría de los casos, menores a los que tomaría realizarlos con una estructura de hormigón armado.

Otro punto comparativo que puede tomarse en cuenta es la especialización de la mano de obra, ya que para una construcción con hormigón armado el personal de ejecución calificado se encuentra con cierta facilidad en el mercado laboral, no así para una obra con acero estructural en donde el personal debe ser especializado, motivo por el cual es más costoso y tiene mayor complejidad el contar con personal que garantice la correcta ejecución de la obra.

Existen muchas otras comparaciones que pueden ser tratadas, como por ejemplo la elaboración, control de calidad, mantenimiento, la relación con el medio ambiente, etc., razones por las cuales mencioné que no hay una receta única al momento de definir cuál material constructivo es mejor, ya que dependiendo el proyecto y las necesidades específicas del cliente es responsabilidad del proyectista el poder asesorar y recomendar lo que mejores resultados podrá entregar.

 

Si tengo que elegir entre una de las dos opciones, en lo personal, escogería el acero estructural, dado que factores como el control de calidad, tiempos de ejecución, menor tiempo de uso de mano de obra, son factores que siempre busco optimizar al ejecutar un trabajo.

  1. ¿Qué se debe tener en cuenta al construir con hormigón en un país ubicado en el cinturón de fuego?

El Ecuador al estar ubicado en el llamado “Cinturón de Fuego” cuenta con una importante demanda sísmica, capaz de producir eventos de magnitud e intensidad importantes como los ocurridos en la costa ecuatoriana en el año 2016.

Los factores a tomar en cuenta van desde la etapa del diseño, mismo que debe ser ejecutado por profesionales especializados en la realización de diseños estructurales sismorresistentes, tomando en cuenta factores como la ubicación, uso, importancia, por decir algunos de los más importantes, con el objetivo de obtener un diseño que sea ejecutable, óptimo y, sobre todo, que cumpla con su función primordial al momento de un evento sísmico que no es otro sino la preservación de la vida.

Ya en la etapa de construcción debe tenerse una supervisión técnica adecuada que permita tener un diseño de hormigón que cumpla con la resistencia requerida en el proyecto, con el uso de materia prima de calidad, y un control de calidad posterior a su colocación que permita asegurar el cumplimiento de dicho parámetro. La supervisión técnica debe exigir que los detalles de empalmes, longitudes de desarrollo, diámetros de varillas, ganchos en estribos, etc., sean y cumplan lo indicado en los detalles constructivos y especificaciones técnicas exigidas por el diseñador, ya que muchas veces existe una discrepancia entre un buen diseño y una ejecución mal realizada.

Finalmente, el cuidado y curado del hormigón posterior a su colocación es primordial con el objetivo de poder obtener un elemento estructural que cumpla con los requerimientos que el proyecto demande.

  1. ¿Cuál es la incidencia económica en el costo de una vivienda cumpliendo las normas?

En cada proyecto en el que he tenido la oportunidad de participar, siempre intento sembrar en el cliente la noción de que la realización de una vivienda durante todas sus etapas, es decir, desde su idealización, planificación, diseño y finalmente la construcción, al ser realizada bajo el cumplimiento de la normativa exigida no debe ser visto esto como un gasto de dinero o un incremento en su costo, sino más bien como una inversión que precautela uno de los bienes más preciados que una persona puede llegar a tener.

Contar con el personal calificado que proceda con un diseño óptimo, que tome en cuenta las mejores propiedades, características y usos de los materiales, así como los requerimientos exigidos en la normativa permite contar con un proyecto técnicamente ejecutable y que, al ser correctamente diseñado, permita que la vivienda durante su fase de uso pueda cumplir con una vida útil de una manera óptima y segura. Por más está decir que el costo de la planificación arquitectónica y desarrollo de ingenierías es, por mucho, inferior al comparado con la ejecución de la construcción, por lo que no debería escatimarse en gastos en esta fase del proyecto.

Ya en la ejecución de la obra, contar con profesionales de la construcción que lleven a cabo la misma, permite contar con la seguridad de que la obra tendrá una planificación adecuada, en donde la ruta crítica del proyecto sea siempre tomada en cuenta para la optimización de los tiempos, se cuide que los detalles constructivos sean cumplidos en el armado de la estructura y que las instalaciones y acabados de la vivienda sean realizadas de manera prolija, con el fin de que la culminación de la obra sea dentro de los plazos, presupuestos y con el control de calidad requerido para contar con una edificación segura y eficiente.